Documentos

martes, 7 de febrero de 2012

Los Deberes y Derechos del Docente


REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER PARA LA
EDUCACIÓN UNIVERSITARIA
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS OCCIDENTALES “EZEQUIEL ZAMORA”
UNELLEZ – SOSA




Los Deberes y Derechos del Docente


DOCENTE                                                                                                            BACHILLERES
Edith Morán                                                                                                                Anyela Valero
Bicki Ramírez
Bilha Monzón
Delia Sánchez
Domingo Ramírez
Jessica Araujo


Ética y Docencia
VI Semestre de educación: Castellano y Literatura




Ciudad de Nutrias, 07 de noviembre de 2011

 
INTRODUCCIÓN

            El presente documento tiene como finalidad exponer los derechos y deberes que se presentan en la profesión docente, cada uno de ellos fundamenta lo que está permitido o no realizar. La estructura que tiene este informe arranca con un artículo de la doctora en Investigación Educativa, Sofía Navas, sobre los valores en la vida. Luego se realizará las exposiciones de los derechos, seguidamente se darán a conocer los deberes del docente, con especial énfasis en los deberes hacia los alumnos, hacia los representantes, hacia la sociedad y comunidad.
            Se termina el trabajo dando una conclusión y hablando sobre su importancia para la vida profesional.

  
IMPORTANCIA DE LOS VALORES EN LA VIDA HUMANA Y EN EL DESEMPEÑO LABORAL
Sofía Navas Obando, Dra. Investigación Educativa

Los actos humanos son aquellos que proceden de la voluntad deliberada del hombre. Es decir, los que realizan o ejecuta con pleno conocimiento y libre voluntad. Ahora bien, la mayoría de éstos, tales como los deseos, las aspiraciones, niveles de interés, entre otros, tienen un fin claro y  definido, pues la persona, está buscando constantemente a su alrededor, todo aquello que lo acerque a una realidad determinada y lo lleve a un hecho, el cual lo convierta a la vez, en protagonista de sus acciones. De esta manera, sufre metamorfosis, realiza diversas maniobras y finalmente llega a alcanzar el fin último, para así satisfacer una necesidad que tiene latente.
Ahora bien, en este fin por alcanzar lo anhelado, interviene primero el entendimiento, porque no se puede querer o desear lo que no se conoce.  Así entonces, en este proceso mental, el hombre advierte el objeto y delibera si puede y debe tomarlo o no. Una vez conocido el objeto, la voluntad  se inclina hacia él, porque lo desea, o se aparta del mismo, rechazándolo, bien sea porque hay un ordenamiento jurídico que se lo prohíbe, o  porque su fe y estilo de vida religiosa no se lo permite, o simplemente porque el adoctrinamiento axiológico en el que creció como parte de un  grupo familiar y escolar, es como piel adherida a su diario vivir.
Es aquí, en donde la persona juega su papel como protagonista de sus actos y responsable de sus acciones. Y solo en esos actos humanos, puede agregarse un valor moral a los resultados de esas acciones pensadas.  
Es importante aclarar que no todos los actos que realiza el hombre son propiamente humanos. Pues en este ir y venir en la vida, realizamos actos que son absolutamente naturales, como por ejemplo: respirar, alimentarnos, degustar, sentir dolor, sentir placer, llorar, solo por mencionar algunos y en ellos no hay control, así como tampoco hay diferencias con los vegetales y animales.
No obstante lo anterior, hay otro tipo de actos, los cuales proceden directamente de la persona como ser humano y para que el sujeto esté en condiciones de captar y apreciar el valor, deben estar presentes tres condiciones: la voluntad, el intelecto y lo afectivo. Estos van a estar intrínsecos, siempre que el hombre trate de organizar su vida, estableciendo y enfrentando las condiciones particulares como meta personal o social, aceptando conscientemente, como guía, las diversas reglas u órdenes sociales del sistema en el que se encuentra inmerso. Así entonces, sus actos pueden ser buenos o lícitos, si éstos concuerdan con la ley moral (por ejemplo: dar limosna, pagar impuestos, ofrecer salarios competentes a sus empleados). También pueden ser indiferentes cuando ni le es conforme, ni le es contrario. Ejemplo: caminar, comer cualquier tipo de alimentos, comprar artículos de su interés, o por el contrario, pueden ser malos o ilícitos. Ejemplo; despojar a una persona de sus pertenencias, desviar a su conveniencia fondos públicos, etc. 
Esos parámetros o guías son suficientes para proyectar, iniciar y cumplir con un proyecto de vida, pues nos ayuda a perfeccionarnos como seres humanos o bien, se convierten en una guía que permite en ciertos momentos saciar el apetito, provocar vicio por determinados actos, o rechazar aquellos que no concuerden con un fin predeterminado.
En concordancia con lo anterior, Louis Lavelle afirma la existencia de una escala de valores que constituyen un orden o estructura dentro de la cual se desenvuelve la vida del hombre en sociedad: en primer lugar, tenemos los valores económicos o de utilidad material para éste; en el segundo, los valores intelectuales, que le permite al hombre, ejercer dominio de la naturaleza y el goce estético; y el tercero, los valores morales, en donde lo valioso se introduce en sus acciones.  
Ahora bien, independientemente del orden, escala o clasificación de los valores, la familia es el lugar en donde se forma al individuo. Es un hecho evidente que la familia es la primera y fundamental forma de organización social en la que los padres tienen el derecho no solo de procrear, sino también el deber de velar por el desarrollo físico, intelectual y moral de sus hijos. Las familias luego forman parte de un conglomerado social: la comunidad, usualmente bajo la regencia de un poder público: el Estado.
Posteriormente, la escuela inmersa dentro de la sociedad, se constituye por sí misma, en una entidad moral, por cuanto es la reunión de todos los hombres y mujeres que la integran y su perfección será el resultado de la suma de la excelencia en cada uno de ellos. Por lo tanto, es la comunidad un complemento para la formación de los ciudadanos, pues es allí, donde el individuo aprende a respetar, convivir con los demás, participar de sus derechos como ciudadano, circular libremente dentro del espacio geográfico, derecho a la expresión, a contribuir con proyectos comunales y por lo tanto, se conduce poco a poco hacia el amor por su País, por su Planeta… En ella, adquiere el sentimiento de la dignidad y el hábito del trabajo, además es el lugar en donde se enseña a pensar y a razonar para no ser más tarde instrumento de pasiones e intereses ajenos, sino guardián de sus propios derechos.
Ahora bien: si esta conformación social, aparentemente ordenada y pura en sus estructuras teóricas, ¿Por qué las valoraciones que algunos seres humanos realizan en su interacción con el mundo y consigo mismo están constituidas por hábitos o actitudes dañinas, con las cuales se perjudica también al colectivo? ¿Cuál de los eslabones formativos falló? Peor aún, ¿Por qué en Costa Rica, el tema de los fondos económicos, cuyo destino son para alivianar la pobreza de algunos costarricense que están en desventaja, son groseramente arrebatados de su fin social? Este antivalor de apropiarse de lo ajeno genera un vicio y hace de quienes lo practiquen, se conviertan en sujetos que simplemente pierden la vergüenza. Esta confianza que damos a otros para que tomen decisiones y enrumben los destinos de la Patria, se ha visto violentada, al grado de perder la credibilidad, haciendo del voto popular una acción cada vez menos fervorosa.
Es en estos momentos, cuando nuestra sociedad atraviesa por un período de cambios profundos, por la efervescencia e incertidumbre alrededor de una problemática social acentuada por la delincuencia, la corrupción, la crisis económica, el desempleo, la pobreza, el alcoholismo, los problemas políticos que confunde cada vez más a las personas en cuanto a la forma en que deben conducir su vida, que se hace más necesario de políticos y gobernantes honestos, de personas que participen de un ordenamiento social, cuyas actuaciones con absoluta nitidez dentro de la función pública, estén presididas por la idea de servicio hacia los intereses generales, el cual es el principal valor político. Así entonces, la ética ha de ser el mejor antídoto contra el veneno de la corrupción, pues la ejemplaridad y la honradez son virtudes que deben presidir la actuación de quienes fueron escogidos por la mayoría de sus compatriotas.

DERECHOS DEL PERSONAL DOCENTE
(Reglamento del Ejercicio de la Profesión Docente (2000))

1.    Desempeñar funciones docentes con carácter de ordinario o interino.
2.    Participar en los concursos de méritos para ingresar como docente ordinario.
3.    Disfrutar de un ambiente de trabajo acorde con su función docente.
4.    Estar informado acerca de todas las actividades educativas, científicas, sociales, culturales y deportivas, planificadas o en ejecución en el ámbito de su comunidad educativa.
5.    Percibir puntualmente las remuneraciones correspondientes a los cargos que desempeñen, de acuerdo con el sistema de remuneración establecido.
6.    Disfrutar de un sistema de previsión y asistencia social que garantice mejores condiciones de vida para él y sus familiares.
7.    Participar efectivamente en la planificación, ejecución y evaluación de las actividades de la comunidad educativa.
8.    Justificar las razones por las cuales no pudo asistir a sus labores. A tal efecto, si no pudiere solicitar el permiso respectivo con anticipación, deberá presentar el justificativo correspondiente dentro de los quince 15 días hábiles siguientes a la fecha de inasistencia.
9.    Participar en los concursos de méritos o de méritos y oposición para ingresar como docente ordinario; ser promovido o ascender en jerarquía y categoría, de acuerdo con las normas del presente Reglamento y las que al efecto se dicten.
10. Ser incorporado a un cargo docente en la misma jerarquía y categoría cuando cese en el ejercicio de un cargo de libre nombramiento y remoción o cuando cese la licencia que se le haya otorgado.
11. Percibir puntualmente las remuneraciones correspondientes a la jerarquía y categoría que desempeñen de acuerdo con el sistema de remuneración establecido.
12. Percibir la diferencia de sueldo cuando desempeñen, en forma temporal, cargos de mayor jerarquía.
13. La participación y realización de cursos de perfeccionamiento, actualización, especialización, maestría y doctorado, programados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y/o instituciones académicas, científicas y culturales de reconocida acreditación.
14. Participar activamente en actividades de investigación y estudios en el campo pedagógico, cultural,
15. científico y otros relacionados con su profesión.
16. El goce de becas para cursos de mejoramiento, actualización y postgrado, conforme a las previsiones legales sobre la materia.
17. El goce de beneficio de becas para sus hijos.
18. Solicitar y obtener licencias para no concurrir a sus labores, siempre y cuando sean justificadas.
19. Solicitar traslados o cambios mutuos, cuando por necesidades personales o profesionales así lo requiera.
20. Los beneficios del régimen de jubilaciones y pensiones.
21. Recibir honores y condecoraciones de acuerdo con sus méritos profesionales.
22. Asociarse en agrupaciones académicas, gremiales y sindicales para participar en el estudio y solución de los problemas de la educación.
23. Los demás que se establezcan en normas legales y reglamentarias.

DERECHOS Y GARANTÍAS ADICIONALES PARA EL DOCENTE
(Manuales de Convivencia Escolar)

1.    Recibir una remuneración justa de acuerdo a lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Ley Orgánica del Trabajo y sus reglamentos y otros ordenamientos jurídicos.
2.    Derecho a desempeñar su función docente en armonía con el ordenamiento jurídico.
3.    Derecho a recibir un trato justo y de respeto a su dignidad y condición humana de la comunidad Educativa.
4.    Derecho a disponer y utilizar los medios, instrumentos e instalaciones de la institución para ejercer plenamente su rol docente.
5.    Exigir a los alumnos y alumnas de la Institución el cumplimiento de sus deberes y responsabilidades, orientando y evaluando sus actividades diariamente, ejerciendo dentro del ámbito de sus atribuciones, la disciplina escolar.
6.    Derecho a ser escuchados y recibir respuestas oportunas a los planteamientos realizados ante los Directivos de la institución y demás entes involucrados.
7.    Derecho a defender y hacer valer los derechos, garantías e intereses de los alumnos y alumnas de la institución.
8.    Derecho a que se tome en cuenta su labor a través de reconocimiento e incentivos que motiven su desempeño como docente.
9.    Derecho al debido proceso administrativo, a la defensa y a la tutela judicial efectiva, especialmente en todos los procedimientos de carácter que requieran sanción.
10. Derecho al libre ejercicio de la docencia.
11. Derecho a disfrutar de un ambiente de trabajo que reúna las condiciones mínimas necesarias para el desarrollo de sus labores docentes.
12. Derecho a expresar libremente su opinión en todos los asuntos de la vida de la institución educativa en que tenga interés.
13. Derecho a que el personal directivo brinde facilidades, de acuerdo a las posibilidades de la institución educativa, para asistir a talleres, cursos, convivencias, reuniones y cualesquiera tipo de actividades dirigidas al perfeccionamiento de su profesión y/o la mejora de la calidad de su labor docente.
14. Derecho a ser informado y a participar libre, activa y plenamente en los procesos educativos de los alumnos y alumnas, así como en todos los ámbitos de la vida escolar, entre ellos, las actividades educativas, recreacionales, deportivas, sociales y culturales.
15. Derecho a ser respetado por todas las personas que integran la institución educativa.
16. Nunca deberá ser tratado o sancionado, en público o privado, de forma humillante, ofensiva o contraria a su dignidad como persona humana.
17. Derecho a presentar o dirigir peticiones al personal obrero, administrativo y directivas así como a cualquier otro órgano de la institución educativa o a la comunidad educativa, sobre los asuntos que le conciernan y a obtener respuesta oportuna a sus peticiones.
18. Los docentes tienen derecho a ser orientados y asistidos por los organismos competentes relacionados con las garantías, deberes y derechos de niños y niñas y adolescentes.

DEBERES DEL PERSONAL DOCENTE
(Reglamento del Ejercicio de la Profesión Docente (2000))

1.    Observar una conducta ajustada a la ética profesional, a la moral, a las buenas costumbres y a los principios establecidos en la Constitución y leyes de la República.
2.    Cumplir las actividades docentes conforme a los planes de estudios y desarrollar la totalidad de los objetivos, contenidos y actividades, establecidos en los programas oficiales, de acuerdo con las previsiones de las autoridades competentes, dentro del calendario escolar y de su horario de trabajo, conforme a las disposiciones legales vigentes.
3.    Planificar el trabajo docente y rendir oportunamente la información que le sea requerida.
4.    Cumplir con las disposiciones de carácter pedagógico, técnico, administrativo y jurídico que dicten las autoridades educativas.
5.    Cumplir con las actividades de evaluación.
6.    Cumplir con eficacia las exigencias técnicas relativas a los procesos de planeamiento, programación, dirección de las actividades de aprendizaje, evaluación y demás aspectos de la enseñanza - aprendizaje.
7.    Asistir a todos los actos académicos y de trabajo en general para los cuales sea formalmente convocado dentro de su horario de trabajo.
8.    Orientar y asesorar a la comunidad educativa en la cual ejerce sus actividades docentes.
9.    Contribuir a la elevación del nivel ético, científico, humanístico, técnico y cultural de los miembros de la institución en la cual trabaja.
10. Integrar las juntas, comisiones o jurados de concursos, calificación de servicio de docentes y trabajos de ascenso, para los cuales fuera designado por las autoridades competentes.
11. Dispensar a los superiores jerárquicos, subordinados, alumnos, padres o representantes y demás miembros de la comunidad educativa, el respeto y trato afable, acordes con la investidura docente.
12. Velar por el buen uso y mantenimiento de los ambientes de trabajo y de materiales, y de los equipos utilizados en el cumplimiento de sus labores.
13. Coadyuvar eficazmente en el mantenimiento del orden institucional, la disciplina y el comportamiento de la comunidad educativa.
14. Promover todo tipo de acciones y campañas para la conservación de los recursos naturales y del ambiente.
15. Cumplir con reuniones de representantes, consejo de docentes, actividades especiales y extraordinarias, salvo en los casos en que su ausencia sea por razones justificadas.
16. Deben cumplir a cabalidad con la carga horaria para cada asignatura.
17. Deben cumplir con las guardias fijadas por la administración del plantel, (horas de entrada, receso y salida.)
18. Deben mantener el orden y la disciplina dentro del aula de clases y fuera de ella.
19. Es un deber de los docentes asistir puntualmente a las clases.
20. Los demás que se establezcan en normas legales y reglamentarias.

DEBERES DEL DOCENTE HACIA LOS ALUMNOS
(Manuales de Convivencia Escolar)

1.    Darle un trato humanitario respetuoso y digno a los alumnos(as) y a sus representantes.
2.    Promover la educación y formación integral de los alumnos sin dejarse nunca inducir por intereses ajenos a la propia educación y formación, sean del tipo que sean.
3.    Poner a la disposición de los estudiantes todos sus conocimientos y conservación de todo aquello que constituye el patrimonio de la humanidad.
4.    Trabajar para que todos lleguen a una formación que les permita integrarse positivamente en la sociedad en la que han de vivir.
5.    Establecer con los alumnos una relación de confianza, comprensión y exigencia que fomente la autoestima y el desarrollo integral de la persona, así como el respeto a los demás.
6.    Facilitar los elementos necesarios para que los alumnos conozcan críticamente su propia identidad cultural y respeten la de los demás.
7.    Tratar a todos con total imparcialidad, sin aceptar ni permitir prácticas discriminatorias por motivos de sexo, raza, religión, opiniones políticas, origen social, condiciones económicas, nivel intelectual, entre otros.
8.    Guardar el secreto profesional, no haciendo uso indebido de los datos que se dispongan sobre el alumno o su familia. (Discreción).
9.    No adoctrinar ideológicamente y respetar en todo momento la dignidad del alumno; imponer ideologías políticas y/o religiosas contrarias a las de ellos (ellas), ya que esto contraviene la libertad de pensamiento.
10. Favorecer la convivencia en las instituciones educativas, fomentando los canales apropiados para resolver los conflictos que puedan surgir, evitando todo tipo de violencia física, psíquica y moral.
11. Atender, asesorar a los alumnos(as) con materia pendiente, indicándoles el día, hora y contenido de evaluación.
12. Promover en los (las) alumnos(as) sentimientos de respeto, hábitos de lectura, estudio e investigación, amor a la institución y cumplimiento de sus deberes.
13. Asegurarse en la entrada al aula que los (las) alumnos (as) no ingresen con gorras, piercings, mp3, mp4, Ipod, DS, audífonos, celulares con cámara, video y música, pelotas, juegos, o cualquier otro objeto que no corresponda a la asignatura o desarrollo normal de la misma.
14. Escuchar a los alumnos y alumnas en asuntos de su interés y tomar en cuenta sus opiniones y necesidades.
15. Informar a los alumnos y alumnas sobre el contenido de las asignaturas, la bibliografía correspondiente y la forma de evaluación a aplicar.
16. Respetar los derechos de los alumnos contemplados en el reglamento del plantel y la LOPNA.
17. Orientar a los alumnos y alumnas en sus situaciones académicas personales y familiares.
18. En aquellos casos donde el 50% o más de los alumnos(as) resulten aplazados, el docente debe realizar una revisión de sus estrategias y metodologías de enseñanza utilizadas, para hacer sus debidas autocorrecciones para mejorar su trabajo en el aula.
19. Reconsiderar el resultado de las evaluaciones cuando el alumno(a) lo solicite, además devolver los trabajos asignados en forma personalizada debidamente corregidos y con las observaciones pertinentes en un lapso no mayor de nueve (9) días hábiles.
20. Repetir cualquier tipo de evaluación cuando el 30% de los alumnos(as) resulten aplazados(as), sin ningún tipo de condicionamiento, asignándoles a los alumnos(es) la última calificación obtenida (Art. 112 LOE).
21. Aplicar la evaluación respectiva al alumno(a) cuando por causa médica justificada no haya asistido a la misma.
22. Diseñar y ejecutar con los alumnos y alumnas los proyectos que respondan a sus necesidades e intereses de los mismos.
23. Considerar a los alumnos con capacidad de opinar en la planificación y evaluación de la asignatura (Art. 55 LOPNA).
24. Informar periódicamente a los alumnos y alumnas de la institución educativa, así como a sus padres, madres, representantes y/o responsables sobre su propio proceso educativo.
25. Evaluar de manera objetiva a los alumnos y alumnas de la institución educativa, sin discriminación de ningún tipo.
26. Adoptar una didáctica activa que desarrolle en los alumnos(as) la capacidad de investigación, pensamiento crítico y reflexivo, cultura lectora, hábitos de creatividad y crecimiento cultural.
27. Promover en los educandos el conocimiento de los valores, virtudes y derechos ciudadanos, consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
28. Velar por que los educandos se retiren en óptimas condiciones de higiene: peinados, limpios y arreglados.
29. Controlar diariamente el aseo de las aulas, el mobiliario y la higiene personal de los alumnos y alumnas.
30. Registrar en los registros respectivos la asistencia diaria de los alumnos y las observaciones necesarias en caso de irregularidades.
31. Evaluar diariamente el trabajo de los alumnos.
32. Exigir el cumplimiento obligatorio del Uniforme establecido por la Institución.
33. Ser siempre justos, objetivos y ecuánimes en la constante valoración que deben hacer de la actuación de los alumnos, fomentar el espíritu de solidaridad humana, contribuir a la formación de ciudadanos aptos para la práctica de la democracia y favorecer el pleno desarrollo de la personalidad del educando.
34. Considerar un tiempo de diez minutos de espera a la hora de entrada de los alumnos a las aulas, para dar inicio a la clase.



DEBERES DEL DOCENTES HACIA LOS PADRES Y REPRESENTANTES
(Manuales de Convivencia Escolar)

1.    Darle un trato humano, respetuoso y digno a los padres y representantes.
2.    Establecer una relación de confianza que garantice el buen funcionamiento de la institución y propicie la participación de los padres, madres y representantes.
3.    Respetar y valorar la confianza que los padres y representantes depositan en los docentes cuando hacen confidencias sobre circunstancias familiares o personales que afectan a los alumnos y mantener discreción sobre estas informaciones.
4.    Favorecer la cooperación entre las familias y los docentes, compartiendo la responsabilidad de la educación y estableciendo una relación de confianza que garantice el buen funcionamiento de la institución y propicie la participación de los padres y las madres.
5.    Promover la participación de los padres y representantes en el progreso de enseñanza y aprendizaje de los alumnos, orientando el desarrollo de su personalidad y consecución de finalidades y objetivos que se persiguen en cada una de las etapas, al mismo tiempo que colaborar en hacer más efectiva la educación para aquellos alumnos con necesidades educativas especiales.
6.    Informar periódicamente a los padres, representantes y/o responsables sobre el proceso educativo de sus hijos o representados, responder profesionalmente a sus demandas y habiendo escuchado sus puntos de vista, darles las orientaciones que les permitan contribuir adecuadamente a la educación de sus hijos.
7.    Citar oportunamente al padre, madre, representante o responsable por algún suceso o hecho educativo y conductual relacionado con su representado.
8.    Comunicar a los padres, representantes y/o responsables cuando observe alguna irregularidad en el grupo de alumnos(as) o un alumno(a) en particular.
10. Citar o atender a los representantes cuando el caso lo amerite.

DEBERES DEL DOCENTE HACIA LA SOCIEDAD
(Manuales de Convivencia Escolar)

1.    Educar para una convivencia fundamentada en la igualdad de derechos y en la práctica de la justicia, de la tolerancia, del ejercicio de la libertad, de la paz y del respeto a la naturaleza.
2.    Fomentar la creatividad, la iniciativa, la reflexión, la coherencia, la sensibilidad, la autonomía y la exigencia personal en los educandos en cada una de las actividades.
3.    Tener en la forma de actuar un estilo de vida democrático asumiendo y proporcionando los valores que afectan a la convivencia en sociedad, libertad, justicia, igualdad, pluralismo, tolerancia, comprensión, cooperación, respeto, sentido crítico, otros.
4.    Formar alumnos y alumnos aprehendientes bajo criterio de valores capaces de generar conocimientos científicos y desarrollar personalidades aptas con espíritu crítico e investigador en el conocer, hacer, convivir y ser.
5.    Generar nuevos líderes competitivos y con formación integral.

DEBERES Y DERECHOS DEL DOCENTE HACIA LA COMUNIDAD INTERNA Y EXTERNA
(Debate Grupal)

1.    Dar y recibir un trato amable, respetuoso, cortés, personal y sincero a las comunidades organizadas, personal obrero de la institución, del personal de cantina, entre otros que hagan vida dentro de la institución y que visiten la misma.
2.    Apoyar en actividades de organización de eventos o diseños educativos en el que se le pida ayuda.
3.    Aportar información oportuna a personas que así la soliciten, no violando algunas políticas de privacidad que posea el centro educativo.
4.    Debatir en planes de políticas públicas que beneficien a la comunidad interna y externa.
5.    Ayudar con sus conocimientos y experiencias a las problemáticas que aquejan las comunidades.
6.    Procurar mantener un ambiente favorable de trabajo, evitando comentarios despectivos para descalificar a una o varias personas que formen parte de la comunidad.

  
CONCLUSIÓN

            La vida profesional de un docente debe estar orientada por valores morales que le permitan guiarse de acurdo a las buenas costumbres de la sociedad en la que convive, para ello se han planteado reglamentos que orientan estos principios desde una visión general del asunto.
            En Venezuela existe el Reglamento de Ejercicio de la Profesión Docente, publicado en Gaceta Oficial durante el año 2000, en sus artículos 6, 7 y 8 se señalas los deberes y derechos que posee el personal docente de una institución educativa, pero también se encuentran reglamentos de convivencia que realizan las instituciones educativa donde se ahonda en esta situación, es decir, presenta un cúmulo de derechos más amplios como también resaltan los deberes del docente hacia los alumnos, colegas, institución, la profesión, los padres y representantes, la comunidad y la sociedad, es este caso se presentan algunas disposiciones que establece la Unidad Educativa Maria Teresa Añez Nava de Maracaibo estado Zulia en su manual de convivencia; es muy importante conocer todo esto puesto que en la profesión docente se enfrenta problemas y es de vital interés saber cómo reaccionar, sabiendo que derechos y deberes amparan al docente.
  
BIBLIOGRAFÍA

Código de Ética de la Profesión Docente – Colegio de Profesores de Venezuela, Segunda Edición, Caracas, 2004

Manual de Convivencia Escolar – Unidad Educativa Altamira, Caracas distrito Capital, 2010 – 2011.

Manual de Convivencia Escolar – Unidad Educativa Maria Teresa Añez Nava, Maracaibo estado Zulia, 2008 – 2009.

Reglamento del Ejercicio de la Profesión Docente, Decreto N° 1.011 de fecha 4 de octubre de 2000, Gaceta Oficial N° 5.496 Extraordinario de fecha
31 de octubre de 2000.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué te pareció la entrada?

Publicar un comentario